Por qué los japoneses utilizaban mascarillas mucho antes de la aparición del COVID-19

Durante la pandemia de la gripe española de principios del siglo XX, que causó la muerte de cerca de 390.000 japoneses, el país comprendió los beneficios sanitarios de cubrirse la boca y empezó a implementar la mascarilla como un elemento que es parte de su cultura.

La pandemia del covid-19, que ha contagiado a más de 13 millones de personas y ha causado cerca de 550.000 muertes alrededor del mundo, nos ha cambiado de muchas maneras: la forma en que nos relacionamos con los demás, cómo usamos los espacios, la manera en que viajamos.

Y una de esas prendas nuevas que ahora son parte del paisaje cotidiano son las mascarillas.

Al principio la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó la mascarilla solo para el uso médico. Pero a medida que el virus se iba extendiendo por el mundo, su uso comenzó a popularizarse como una medida de protección frente al covid-19.

Mientras los habitantes de distintas latitudes se van ajustando a esta nueva prenda, Japón lleva décadas -incluso siglos- usando la mascarilla como un elemento de su vida diaria.

«Cuando alguien está enfermo, por respeto al otro, usa el tapabocas para evitar contagiar a los demás», le dice a BBC Mundo Mitsutoshi Horii, profesor de Sociología de la Universidad de Shumei, en Japón.

«Pero no es la única razón por la que los japoneses tienen tan instaurado este hábito. No solo es una práctica colectiva desinteresada, sino un ritual autoprotector del riesgo«, añade.

Varios analistas señalan que el uso extendido de la mascarilla, que se ve en la sociedad japonesa desde hace décadas, es una de las razones detrás de la tasa baja de contagios y muertes por covid-19 (hasta este 15 de julio, el país contabilizaba más de 22.000 casos y 984 decesos).

Es la menor tasa entre los siete países considerados como las economías más grandes del planeta (EE.UU., China, Alemania, Francia, Reino Unido y Canadá).

Pero, ¿dónde surgió ese hábito dentro de la cultura japonesa?

«Aliento sucio»

Existen registros que muestran que durante el período Edo (1603-1868) las personas se cubrían el rostro con un pedazo de papel o con una rama de sakaki, una planta considerada sagrada en algunas regiones del país, para evitar que saliera su aliento «sucio» hacia el exterior.

«Hay algunas referencias a este tipo de prácticas en los libros, pero lo cierto es que no estaban extendidas como ahora ocurre», explica Horii.

«En ese entonces, aunque había un concepto de limpieza, no había tanta conciencia sobre los efectos que tienen los virus y los microbios en nuestra salud como ahora», explicó el sociólogo.

Lo cierto es que, de acuerdo con Horii, hay un momento claro en la historia en que las mascarillas se incorporan entre los hábitos de los japoneses, y ese momento es la pandemia por la llamada gripe española de principios del siglo XX.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *