Tasa de desocupación llega al 12,2%, la más alta desde 2010

Este viernes, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), publicó los resultados de su Encuesta Nacional de Empleo, correspondiente al trimestre abril-junio del año en curso, evidenciando el contundente impacto que ha tenido el COVID-19 en el mercado laboral.

Esto porque el informe reportó que la tasa de desocupación alcanzó un 12,2%, siendo la más alta desde 2010.

Cabe recordar que, en la entrega marzo-mayo del mismo informe, la cesantía alcanzó el 11,2%, mientras que en la de enero-marzo fue de 8,2%, por lo que se observa una clara tendencia al alza.

Esto se traduce en más de 960 mil personas sin empleo que quieren trabajar, de un universo de 8 millones 139 mil personas de la fuerza laboral.

Más aún, si a ellos se suman las 801.800 (18,1% del total de los ocupados) personas que están en la categoría de “ocupadas ausentes”, ya que se encuentran bajo la Ley de “Protección del empleo”, la cifra asciende a los casi 2 millones de personas. 

Según sexo, y por primera vez en la historia, la tasa de desocupación de hombres (12,6%) es mayor a la de mujeres (11,7%).

En tanto, la población fuera de la fuerza de trabajo se expandió 31,6%, impactada por personas que, en su mayoría, no estaban buscando un empleo, pero se encontraban disponibles para trabajar, conformando la denominada fuerza de trabajo potencial, y por los inactivos habituales.

Este mayor tránsito hacia la inactividad se debería a las restricciones de movilidad derivadas de la pandemia de COVID-19, sostiene el informe, lo que ha implicado que las presiones sobre el mercado laboral (alza de la desocupación), sean menores.

Los ocupados totales tuvieron una disminución de 20,0%, cifra incidida tanto por las mujeres (-23,5%) como por los hombres (-17,3%).

Esta drástica reducción fue influenciada por los sectores del comercio (-24,0%), construcción (-30,6%) y alojamiento y servicio de comidas (-48,5%), en tanto que por categoría ocupacional los principales retrocesos se observaron en los trabajadores por cuenta propia (-34,7%) y los asalariados formales (-10,0%).

Finalmente, la tasa de ocupación informal alcanzó 22,3%, descendiendo 5,3 puntos porcentuales en doce meses. Según sector económico, el descenso de los ocupados informales se debió, principalmente, al comercio (-38,3%) y alojamiento y servicio de comidas (-62,3%), ambos sectores fuertemente impactados por la contingencia nacional que ha impedido el normal desarrollo de las actividades económicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *